El escultor estadounidense Benjamin Victor es reconocido por sus piezas figurativas que pueden recordarnos estilísticamente a maestros como Miguel Ángel y Bernini.

Benjamin Victor es el único artista vivo que tiene tres de sus esculturas en el National Statuary Hall del Capitolio de los Estados Unidos. Entre su gran colección, se encuentra una representación de un ángel etéreo flotando sobre el suelo.

Creada tanto en arcilla como en bronce, El ángel aparece con su vestido largo plegado en texturas y con sus grandes alas extendidas.

“Para esculpir “El ángel” me inspiré en unas fotografías hechas de la modelo y bailarina Dayna Marshall”, explica Victor al portal del Art Renewal Center. “Me asombró cuando saltó en el aire sin esfuerzo e hizo una pose dinámica y delicada a la vez. La imaginé como un ángel flotando ingrávido sobre las alas extendidas. Utilicé la belleza de las líneas creadas por su movimiento para componer la túnica y las alas”.

Aunque la composición de la escultura figurativa es bella en sí misma, Víctor se aseguró de agregar detalles a las alas, el cabello con puntos de flores y la piel flexible. “El concepto romántico de El ángel habla de amor y muerte, belleza y fragilidad, atemporalidad y temporalidad”, dice Víctor. “Crea una paradoja visual al presentar a un ángel joven y hermoso en una pose sombría. Ella es apasionada, pero espiritual. Ella es etérea, pero interpretada de forma naturalista. Su enigma es el de toda la humanidad; somos seres tanto espirituales como físicos”.

El ángel es parte de la colección del Art Renewal Center. A continuación podemos verlo fundido en bronce.

Compartir En: