Figura del teatro chileno y con una trayectoria de más de 60 años, donde incursionó en comerciales y televisión, como el recordado personaje Perico y su participación en el programa La manivela, Sharim fue un nombre clave del Teatro Ictus y parte de la directiva del PPD tras el retorno a la democracia.

“Con mucha tristeza despedimos a un grande del teatro chileno, Nissim Sharim”, reza hoy la cuenta de la Fundación Teatro a Mil, donde destacan que el actor “fue parte fundamental del Teatro Ictus, “donde contribuyó desde las tablas a resistir con teatro períodos oscuros de nuestra historia”.

Hijo de inmigrantes, Nissim Sharim ingresó primero a la Escuela de Derecho de la Universidad de Chile, aunque abandonó sus estudios de leyes y se dedicó de lleno al teatro. Hasta ingresar a la compañía Ictus en 1962.

Durante la década siguiente participó en el programa humorístico La Manivela y en obras como Julio comienza en julio, Música y palabras y más adelante La Candelaria.

En los años 80, fue el rostro de una campaña publicitaria que invitaba a comprarse un vehículo, donde fue encasillado por años en el personaje de “Perico”. “¡Cómprate un autor, Perico!”, invitaba el espacio del Banco de Santiago.

Compartir En: