Cada trazo del artista Perkovic nos lleva a detener el tiempo en imágenes construidas a base de profundas emociones, sexualidad, erotismo y dolor.

Mateja Petkovic, se mueve con total solura en los mares del arte digital y por los de la pintura al óleo sobre lienzo. Originario de Serbia, tiene su sede vital en Munich, convirtiéndose así la ciudad alemana en su hogar y epicentro creativo.

Mateja continúa haciendo pinturas al óleo y, a la vez, se apoya en el arte digital para forjar un estilo con características extremadamente distintivas y únicas.

El color para él tiene un valor evocador y emocional, extremadamente importante porque gracias a este logra obtener efectos de luz, sombras, profundidad que le dan a sus obras un tono extremadamente subversivo.

Aborda abiertamente cuestiones relacionadas con la sexualidad, también aborda cuestiones extremadamente actuales como las drogas y el abuso sexual. En cada una de sus obras encontramos el aspecto más degradado de la vida cotidiana, pero en su pincel también hay espacio para delicadeza e inocencia; la que concede a sus retratos, tan fuertes y tan tiernos a la vez.

Compartir En: