El cantautor Jorge Drexler, que ha superado el cornavirus, recibe a El Objetivo desde el confinamiento en su casa.

Cuando en España la situación se empezaba a complicar, él estaba de gira en Costa Rica. “Al llegar me encontré con que se decretaron las medidas especiales y nos dimos cuenta de que nos teníamos que quedara aquí. Me tuve que encargar de que llegase mi hijo de Lodres, donde estudia”, cuenta el músico.

Después, el COVID-19 pasó por su casa. La primera semana fue dura, cuenta, porque estuvo su mujer enferma en un cuarto, y la segunda semana ya le tocó a él. “Pasé unos días muy raros, con mucho miedo, aunque tuve la versión leve de la enfermedad”, reconoce, y añade que desde hace dos semanas, hasta hoy, no había cogido la guitarra. “Imagínate cómo he estado de tocado“, cuenta a Ana Pastor.

Explica que con esta situación, los ciudadanos “nos estamos dando cuenta de cuáles son las cosas importantes y cuáles son los sostenes de la sociedad: la importancia que adquiere el contacto y tener una estructura en el país, una sanidad y una educación públicas”.

Además, desde su experiencia ha querido lanzar un mensaje tranquilizador a todos aquellos que se encuentran infectados: “Gran parte de los que pasamos por esta enfermedad no la pasamos fuerte. Hay que mantener la serenidad y dejar los hospitales libres para las personas que realmente lo necesitan”.

Por último, Drexler ha aprovechado para mandar “un abrazo a todos los familiares que han perdido a sus seres queridos”.Y también un recuerdo para su amigo Tristán Ulloa, que ha recibido el alta, y a todo el equipo médico que lo ha atendido en Vallecas.

Compartir En: