El escultor británico contemporáneo Martin Debenham crea esculturas con cables de acero inoxidable inspiradas en temas fantásticos y de naturaleza.

Al trabajar con un material maleable que tiene un potencial practicamente ilimitado, la creciente colección de obras del artista autodidacta nos muestra impresionantes estructuras compuestas de intrincados giros, curvas y hábiles soldaduras.

Con apariencia de dibujos lineales tridimensionales, la mayoría de las obras maestras metálicas de Debenham están hechas para su exhibición al aire libre. Cuando se colocan en entornos naturales, parecen evocar narrativas míticas mientras brillan a la luz del sol.

Por ejemplo, en una de sus piezas, una sirena esculpida con alambre recostada en una roca junto a un estanque de nenúfares, colocada como si estuviera pensando en ir a nadar.

Cada cable de la estructura se modela en curvas que siguen la forma del cuerpo femenino, para luego fluir en una larga cola de sirena.

En otra, que presenta cientos de plumas hechas con nudos y ganchos de alambre, un águila plateada parece congelada en el tiempo mientras se eleva sobre el jardín. Esta ilusión “suspendida” se creó ingeniosamente al apoyar la escultura de 22 lb (10 Kg) en dos soportes transparentes.

Otras esculturas incluyen piezas “improvisadas” que han evolucionado espontáneamente en formas figurativas y abstractas. Montadas en bases de madera, estas expresivas formas muestran la ilimitada imaginación del artista.

Compartir En: