Para los seres humanos la luz es un fenómeno fundamental. Nos guiamos por la luz que emiten las estrellas, nos enamoramos a la luz de las velas o nos cobijamos bajo la cálida luz del hogar.

La iluminación ejerce un importante papel en nuestro estado de ánimo, nos condiciona, pues sólo la luz es capaz de transformar un rincón lúgubre en una estancia repleta de vida.

Las ilustraciones del artista ucraniano Nikita Busyak giran principalmente en torno a la arquitectura: desde estructuras con sabor europeo hasta cabañas solitarias en el bosque, pasando por edificios residenciales.

A pesar de que su técnica de delineado es perfecta, por lo que realmente sobresalen sus diseños es por un efecto cautivador con el que Busyak ha encontrado la clave para hacer que sus bocetos a tinta brillen con luz propia.

Tras finalizar cada detalle de su dibujo de inspiración arquitectónica, el artista manipula digitalmente las ventanas de las edificaciones para que a través de ellas emane una luz dorada, creando la ilusión que sobresale del folio haciendo creer al espectador que alguien está esperándole en casa.

La ilusión óptica de las ventanas iluminadas se obtiene gracias a un uso inteligente de la ubicación del resplandor además de una acertada elección de colores. Asimismo, para mejorar el efecto conseguido con la manipulación digital, el ilustrador fotografía sus diseños en penumbra, dejando que la luz “artificial” brille por sí sola.

“Me enamoré instantáneamente del efecto y me di cuenta de que este era el estilo que había estado buscando durante años”, explica el artista.

Compartir En: