Aristófanes

444 A.C. – 385 A.C.

Vivió durante la guerra del Peloponeso, época que coincide con el esplendor del imperio ateniense y su consecuente derrota a manos de Esparta. Sin embargo, también fue contemporáneo del resurgimiento de la hegemonía ateniense a comienzos del siglo IV A.C.

Leyendo a Aristófanes es posible hacerse una idea de las intensas discusiones ideológicas políticas, filosóficas, económicas y literarias en la Atenas de aquella época.

Su postura conservadora le llevó a defender la validez de los tradicionales mitos religiosos y se mostró reacio ante cualquier nueva doctrina filosófica. Especialmente conocida es su animadversión hacia Sócrates, a quien en su comedia Las nubes lo presenta como un demagogo dedicado a inculcar todo tipo de insensateces en las mentes de los jóvenes. En el terreno artístico tampoco se caracterizó por una actitud innovadora; consideraba el teatro de Eurípides como una degradación del teatro clásico.

El lenguaje de las obras de Aristófanes, y en la vieja comedia en general, fue valorado por los comentaristas antiguos como un modelo del dialecto ático. El orador Quintiliano creía que el encanto y la grandeza del dialecto del ático hacían de la vieja comedia un ejemplo para que los oradores estudiaran y siguieran, y él lo consideraba inferior en estos aspectos solo a las obras de Homero. Un renacimiento del interés en el dialecto del ático pudo haber sido responsable de la recuperación y de la circulación de las obras de Aristófanes durante los 4tos y 5tos siglos AD, dando por resultado su supervivencia hoy. En las obras de Aristófanes, el dialecto del ático se expresa en verso y sus obras pueden apreciarse por sus cualidades poéticas.

Para los contemporáneos de Aristófanes, las obras de Homero y Hesíodo formaron las piedras angulares de la historia y la cultura helénicas. Así, la poesía tenía un significado moral y social que lo convertía en un tema inevitable de la sátira cómica.

Aristófanes era muy consciente de las modas literarias y tradiciones y sus obras cuentan con numerosas referencias a otros poetas. Estos incluyen no sólo dramaturgos rivales cómicos como Eupolis y Hermippus y predecesores como Magnes, Crates y Cratinus, sino también tragedios, notablemente Esquilo, Sófocles y Eurípides, los tres de los cuales se mencionan en Las ranas.

Aristófanes era el igual de estos grandes tragedios en su sutil uso de letras. Parece que ha modelado su enfoque del lenguaje en el de Eurípides en particular, tanto que el dramaturgo cómico Cratinus lo calificó de un “Euripidistofanista” adicto a las sutilezas que rasguñan el cabello.

Obras Dramáticas:

“Los Arcanienses” – Aristófanes (425 A.C.)
“Los Caballeros” – Aristófanes (424 A.C.)
“Las Nubes” – Aristófanes (423 A.C.)
“Las Avispas” – Aristófanes (422 A.C.)
“La Paz” – Aristófanes (421 A. C)
“Las Aves” – Aristófanes (414 A. C.)
“Lisístrata” – Aristófanes (411 A. C.)
“Las Tesmoforias” – Aristófanes (411 A.C.)
“Las Ranas” – Aristófanes (405 A. C.)
“Las Asambleístas” – Aristófanes (392 A.C.)
“Pluto” – Aristófanes (380 A.C.)
Compartir En: